Se encuentra usted aquí

ALTERNATIVAS

El acuerdo entre Chivas TV y Claro Video le traerá a Jorge Vergara, además de una lana, la tranquilidad que llegó a perder con el primer semestre accidentado de su proyecto de televisión por Internet.

Sobre todo con los riesgos de que la señal se cayera por la gran demanda de los suscriptores, con un streaming muy limitado para la exigencia de más de 100 mil cuentas de manera simultánea.

Dicen los que saben de este negocio que las alianzas con otros proveedores -también Cinépolis Klic entró al negocio- son la mejor estrategia para Vergara.

Aunque Claro Video ya operaba como prestador de servicio en pago por evento, la subdivisión de Claro Sports, también propiedad del Grupo Carso, tuvo su prueba de fuego con los Juegos Olímpicos y su aprobación entre los cibernautas fue más que aceptable.

Claro Sports también transmite los partidos del Pachuca y el León aquí y en el extranjero, aunque en México también van por Fox Sports.

¿Qué sigue ahora para las Chivas?

No descarten que, más pronto de lo que se imaginan, los partidos del Rebaño puedan ser vistos también por televisión restringida y no necesariamente a través de Fox Sports, pues Vergara y su gente están abiertos a un acuerdo con el mejor tirador que esté dispuesto, claro está, a coexistir con Chivas TV.

TRUEQUE

Todavía no lo presentan en Coapa y Agustín Marchesín podría estar alistando sus maletas para marcharse, pues el destino del portero argentino está en un equipo azul y amarillo, aunque quizá no de esta parte del Continente.

Recuerden que hace unos meses estaba fúrico con la directiva del Santos porque no le cumplió su capricho de enviarlo de regreso a su país para que jugara con el Boca Juniors, que ofreció algo así como dos corcholatas por su pase, en agosto.

Pues Marchesín está empeñado en jugar allá, así que ahora las Águilas analizan algún negocio con los Xeneizes para traer a un jugador de campo; por lo pronto, el Boca ya puso en la mesa los pases de los mediocampistas Adrián Cubas y Federico Carrizo -ése que pasó sin pena ni gloria por el Cruz Azul- para ver si uno de ellos le llena el ojo a Ricardo La Volpe.

Acuérdense de que el Argemex no contemplaba a Marchesín en su plantilla y que fue José Romano, el oootro presidente del América, quien hizo el negocio con Alejandro Irarragorri, el mandamás de los Guerreros.

Para La Volpe y Ricardo Peláez, quien aparece en el organigrama como presidente deportivo, el anuncio de la llegada del guardameta argentino fue una sorpresa, pero ahora pueden sacarle provecho.

EXIGENTE

Y hablando de porteros y el América, Moisés Muñoz ha de estar comiéndose las uñas por saber si renovará su contrato, que finaliza después de la Final del Recalentado, el domingo.

Ahora su estancia o despedida dependerán de muchas situaciones: que si Marchesín se va al Boca Juniors, que si se hace oficial la salida de Hugo González al Monterrey, que si sube la gasolina, que si se alinean los astros...

Ahora se preguntará si valió la pena ponerse tan exigente cuando la directiva le ofreció firmar su renovación.

¿No sabían? Pues les cuento que el guardameta se presentó ante la directiva con un as bajo la manga cuando se enteró de que Rubens Sambueza había firmado por dos años más, a pesar de que la política del club con los jugadores que ya treparon al tercer piso es ir año por año, por aquello de que los veteranos son más propensos a lesiones.

Pero el buen Moi se puso terco y exigió dos años y un aumento de sueldo, sin dar lugar a alternativas. Esto ocasionó una colisión con la directiva y luego el desgaste de la negociación, que se torció al grado de que el portero se peleó con su representante.

En el América aparecieron los nervios porque González ya había dicho desde agosto que se bajaba del tren porque no quería pasar otro año calentando la banca.

Por eso Romano se adelantó con Marchesín y ahora Muñoz espera que se le abra un campito, aunque sea por seis meses más y quizá por menos dinero.