Se encuentra usted aquí

¿Quién sigue?

Luego de que los árbitros clamaron, casi con trinchetes y antorchas, por la cabeza de Edgardo Codesal en una charola de plata, muchos nombres surgieron en la reunión privada, el lunes en la CDMX, para encontrar al valiente que tome su lugar.

Algunos quieren que Arturo Brizio, a quien consideran un maestro en el tema de las reglas de juego, tome el puesto de director del área técnica de la Comisión, porque, además, dicen que tiene un carácter que ayuda mucho en las relaciones públicas.

Sin embargo, al mundialista no le seduce la idea de convertirse en instructor porque prefiere trabajar de comentarista, chamba que hace desde hace años, lejos de la grilla.

Pero así como Brizio fue postulado, hubo alguien a quien todos le pintaron cruz: Armando Archundia, un ex silbante con muy buenas credenciales, pero que, por lo visto, no tiene muchos amigos en el gremio. Algunos se lo han dicho de frente y otros lo comentan a sus espaldas, pero es un hecho que no lo tragan.

A Codesal le echaron montón porque, según los árbitros, se dedicó más a cuidar que los clubes no se enojaran por los malos arbitrajes que por trabajar por mejorarlos, así que el grupo que promovió su nombramiento en 2014, encabezado por José Luis Camargo, Francisco Chacón y Roberto García Orozco, ahora se organizó para darle cuello..

Ahora los de negro quieren un nuevo líder, pero la caballada se ve muy flaca.

Carrusel rojinegro

Mientras que en el primer equipo el Atlas, aunque le pese a algunos aficionados rojinegros, ya no habrá movimientos, éstos no se detienen en la estructura de las Fuerzas Básicas.

Ya ven que hace unos meses quitaron a Paco Ramírez, quien fungía como enlace entre el primer equipo y la Sub 20, pues ahora le dieron cuello al argentino Hugo Castillo.

Al "Misionero" no le perdonaron que no haya podido meter al equipo de Segunda División a la Liguilla, así que decidieron darle la gracias.

Este movimiento provocó que Julio Estrada, flamante campeón con la Sub 20, tomara el lugar de Castillo en la Segunda.

Y el carrusel continuó con la llegada a la Sub 20 de Gerardo Espinoza, auxiliar técnico del "Profe" Cruz, con la intención de tener una buena sinergia y contacto con los jugadores de esa categoría, para darles seguimiento, ya que conoce a canteranos y al primer equipo.

También comienzan a forjarlo para que, si se ofrece en el futuro, tenga herramientas para hacerse cargo del primer equipo.

Por amor

Así como Agustín Marchesín es uno de los objetos del deseo de Guillermo Barros Schelotto y se hacen ojitos, de México hasta Argentina y de regreso, al técnico del Boca Juniors ahora también le dio por coquetear con Paolo Goltz.

Aunque Ricardo Peláez salió a desmentir la información surgida desde Buenos Aires que aseguraba que el destino del zaguero era La Bombonera, es cierto que el interés por Goltz no es de hoy, pues ya tienen años tratando de contratarlo.

Goltz no ve con malos ojos la idea de regresar a su país, donde probablemente sería menos incomprendido por los árbitros, que aquí con frecuencia lo han hecho ver su suerte.

Obviamente, al tener vigente su contrato con las Águilas, el jugador no va a salir a gritar a los cuatro vientos que le agrada la propuesta de los Xeneizes, como antes lo hizo Marchesín con el Santos.

Ya ven lo que pasó con Darío Benedetto, quien hasta llevaba el escudo del Boca tatuado en el torso y finalmente pudo cumplir su sueño de jugar allá.

Estoy seguro de que, si por Marchesín y Goltz fuera, se reportarían mañana en La Bombonera.

Eso pasa cuando los clubes quieren conseguir el éxito deportivo con base en billetazos en lugar de buscar el arraigo de los colores en sus pateabalones, un problema que hace unos años se convirtió en crisis.

Y hablando de arraigo, Oribe Peralta fue nombrado capitán del América ayer.

La distinción parece lógica, sobre todo por su jerarquía, pero no estaría mal que voltearan a ver a los canteranos con liderazgo y amor a la camiseta. Ahí tienen a... ejem... esteee...