Se encuentra usted aquí

¡Esto es Tigres!

"Cuando Nahuel paró el tercer penal, a Güemez, se me vino a la mente un año atrás cuando Israel (Jiménez) anotó el del título y se acercó él (Guzmán) a agarrarlo de los cachetotes que tiene el cabrón y casi darle un piquito en las trompas.

"Hoy (anoche) yo lo iba a hacer, pero ahora con él (con Nahuel). Me pasó por la mente agarrarlo de los cachetes y darle su pico en los labios. Es el mejor portero en penales, nadie como él. Tener un portero así es algo que nos hace grandes a todos".

Con algunas correcciones ortográficas muy comprensibles por el momento emotivo, éste es el texto que me envió por WhatsApp mi Juditas Jugador Felino, exactamente a las 10:55 de la noche de anoche.

Fue la noche mágica de los Tigres de CEMEX, empresa que de pronto decidió darse por vencida y admitir que el mayor error era querer manejar al equipo desde sus oficinas de Ricardo Margáin, en San Pedro.

Me refiero que a partir del 2010 decidió darle las llaves del estadio, de los vestidores y de Sinergia Deportiva a tres hombres y decirles: "¡Señores, ustedes son los que saben, a'i les encargamos el changarro. Salven este barco que está a punto de hundirse!".

Y hoy, seis años y medio después, Alejandro Rodríguez Michelsen, Miguel Ángel Garza Martínez y Ricardo Ferretti de Oliveira le han dado la razón a Don Lorenzo Hormisdas Zambrano Treviño (QEPD), el hombre que decidió hacer a un lado a sus directivos de oficina, esos de corbata y trajes caros, y dejarle el futbol a quien sabía.

Hoy en día, seis años y medio después, su eslogan los define a la perfección: ¡ESTO ES TIGRES!

El 118:43

El minuto que quedará en la historia felina es el 118:43. En ese momento la pelota cruzó la línea de la portería y Jesús Dueñas se alzaría como uno de los grandes héroes de la noche.

"Cuando cayó el gol voltee a ver al abanderado. Es lo que primero debe hacer uno. Cuando vi que señalaba la media cancha, aún así no lo podía creer. Sentía que era un sueño. Ya se estaba acabando el juego.

"Corrí como loco. Corría y corría sin saber qué hacer. Ha sido el momento más grande de mi carrera, más emocionante, eso, más emocionante quiero decir".

Tuve que omitir dos detalles que me puso, si no pues darían con mi Judas.

El 118:43 ha sido el momento más emocionante vivido en el Estadio Universitario. El estruendo, el ruido y los gritos fueron incomparables con alguna otra ocasión en ese estadio.

Pero ese 118:43 cambió todo. Ese gol dio la confianza y era muy viable que en penales se ganara, porque América tenía una historia reciente de fallar más penales de los que había metido y enfrente estaba el mejor portero atajador de penales en este País.

Pero lo cardiaco parece que hizo estragos. Nooo quiero afirmar el motivo real, porque no lo sé, pero al salir del Uni vi a Luis Eugenio Tood, presidente del Tigres campeón en la 81-82, muy mal. Lo estaban ayudando a caminar. Se desvaneció, algo le pasó al término de este cardiaco partido.

Fue cardiaco para todos y, repito, ese 118:43 de Dueñas, quedará grabado en la historia felina, con letras azul y amarilla.

Patadas de ahogado

Y el que andaba que se lo llevaba la que lo trajo era Ricardo Peláez, quien sacó el cobre, algo que normalmente hace cuando pierde.

"Para que sigan chillando", gritaban Ricardo Peláez y José Romano después de que se definió la Final ya en la sala de prensa tras la definición del título, en claro mensaje a Ricardo Ferretti y Alejandro Rodríguez.

Peláez denunciaba así que en el palco que les designó la directiva de Tigres les agredieron con piedras, monedas y bombas de humo.

Lo que no supieron explicar es si la frustración sólo fue por los monedazos que les obligó a cerrar la cortina, o por cerrar el año del centenario con manos vacías.

Mal de esa gente que cree que agrediendo se puede conseguir algo. ¿Habrán sido 10 personas?, qué importa la cantidad, el hecho es que está mal.

Pero bueno, habría que decirle a Peláez y compañía que eso mismo le sucedió a la directiva de Tigres en el Azteca el jueves pasado. Fueron agredidos los directivos de felinos en el palco y tuvieron que esperar para poder salir.

A lo la Volpe

Mario Castillejos lo define muuuy bien: "¡Ricardo La Volpe es perdedor por naturaleza!".

Francisco Gabriel de Anda, de ESPN (para mi gusto, el top 3 de los comentaristas y analistas en cualquier televisora posible en este país), lo define aún -creo- mejor que Mario: "¡El futbol mexicano ha sido muy benévolo con el señor La Volpe. No ha ganado nada y habla mucho. Ha dirigido décadas y no ha ganado más que un título. Insisto, el futbol mexicano ha sido muy benévolo con el señor La Volpe!".

Me pongo de pie ante el señor Francisco Gabriel de Anda.

En 18 meses

Sí, en apenas un año y medio, André-Pierre Gignac lleva...

1 título de goleo.

4 Finales jugadas (dos ganadas y dos perdidas).

2 títulos de Liga MX.

44 goles en 18 meses, repartidos entre 39 de Liga y Liguilla, 1 de Libertadores y 4 de Concachampions.

¡2 Ligas ya... y en apenas 18 meses!

PD: Bisou francais, M. Gignac, vous etes un crack... ¡vous etes "un monstruo"!