Se encuentra usted aquí

Los pecados de Moy

Que Moisés Muñoz siempre sí anda apurado viendo lo de su salida del América, pues el golpe anímico por la llegada de Agustín Marchesín le dolió hasta lo más profundo de su ser.

De inicio, cuando escuchó la propuesta de Jaguares, no quería irse e incluso pensó en llegar a un rápido arreglo con las Águilas para aguantar otro año, resignado a que podría estar calentando la banca 12 meses.

Pero luego, las cosas se suavizaron porque, al parecer, un grupo de empresarios le va a entrar con Chiapas para que no falten los pagos, al menos de gente como Moy, que está pidiendo varias garantías, porque de todos es sabido que los retrasos en las quincenas son el pan de cada día de ese equipo.

El todavía portero de las Águilas ha puesto lo mejor en estos últimos partidos, sobre todo porque Ricardo La Volpe habló con él, y le comentó que, si por él fuera, no habría traído a otro arquero, al menos por el próximo año.

A lo mejor Moy ahora se arrepiente del ataque de dignidad que le dio hace dos años cuando no quiso tomarle la llamada al "Piojo" Herrera por haberlo dejado fuera del Mundial. Si aquella vez hubiera aceptado las explicaciones del timonel y hubieran quedado como los cuates que siempre habían sido, hoy a lo mejor se le hubiera abierto otra puerta.

Día de Osos

Con todo y los buenos deseos de la Liga MX al hacer su Día de Medios previo a la Final América-Tigres, en la práctica estuvo lejos de ser un gran evento, aunque no tanto por los organizadores sino por la triste respuesta del América y Tigres al designar y cambiar casi de última hora a los jugadores que estuvieron en la zona mixta.

Resulta que las Águilas habían avisado que estarían Oribe Peralta, William da Silva y Rubens Sambueza y a la mera hora quitaron a Rubens y pusieron a Javier Güémez, quien ni juega y además tiene una forma de hablar en público que parece somnífero.

Por esto, medio mundo se fue sobre Peralta y Da Silva, y en una mesa, solito, ahí apareció Güémez, sentadito en espera de que alguien le fuera a hacer preguntas. No tardo en pararse para dar vueltas por el salón, para no aburrirse.

Pero bueno, en Tigres además de la desfachatez del "Tuca" Ferretti de no ir a la conferencia, también se aventaron la puntada de poner a un suplente del suplente, como el "Palmera" Rivas.

Con actitudes así, pues la neta está lejano el día en que la Liga MX pueda proyectar una imagen de producto de primera.

A todo esto, me quedo con la pregunta: ¿Qué pasaría si la Liga fuera más enérgica y les jalara las orejas a los técnicos que les vale todo, menos cobrar su altísimo sueldo? Porque eso sí, me imaginó que para contratar jugadores y ver qué porcentaje se va para "qué lado", ahí sí, todos quieren participar.