Se encuentra usted aquí

¿Por qué Furch, por qué?

Todavía nadie entiende por qué el delantero Julio Furch fue vendido por Veracruz a Santos.

Y no me refiero sólo a los aficionados del Tiburón, que vieron partir al último gran referente goleador del conjunto jarocho, sino incluso al interior del club.

No hay una sola persona que comprenda el por qué de semejante decisión, más allá de que a cambio hayan llegado comprados Martín Bravo y Fredy Hinestroza, además de los préstamos de Javier Orozco y Kristian Álvarez.

Y es que Furch era un tipo muy querido en la institución, no sólo por su valía como goleador, pues siempre se mantuvo entre los mejores artilleros de la Liga, sino incluso como persona.

Al argentino se le valoraba como un futbolista dedicado y tranquilo, que hacía grupo y muy disciplinado, contrario a otros que hasta ahora siguen en el club y son una fiesta, como Daniel Villalva.

Y ni hablemos de goles, porque en el último torneo, pese a la pobre actuación que tuvieron los Tiburones Rojos, Furch marcó seis anotaciones, frente al único tanto que hicieron el "Chuleta" Orozco y la "Rata" Bravo, los ahora refuerzos del ataque escualo.

Ojalá que en Veracruz no se arrepienten.

El error de Cardozo

Los aires renovados de estos días traen muy feliz a Cruz Azul, que antes de elegir a Paco Jémez como su entrenador, tanteó a otros dos para ocupar su banquillo.

Como ya casi todos sabemos, Caixinha y José Saturnino Cardozo eran las dos primeras opciones para tomar el cargo, pero el primero no quiso borrarle ceros a lo que le pagan por tomar vacaciones en Qatar, perdón, por dirigir en Qatar, y entonces ya no era viable.

El caso de Cardozo era menos complicado, pero una de sus condiciones hizo que pegaran el grito allá por las oficinas celestes.

Según me cuentan, Pepe tenía todo un gran proyecto armado para llegar a La Máquina, que hasta incluía psicólogos y cuanta cosa se puedan imaginar para acabar con la sequía sin títulos de Liga de los celestes... Hasta ahí, todo iba bien.

Pero resulta que para Cardozo era vital hacer una limpia en el plantel, que incluía darle las gracias a Jesús Corona o Christian Giménez... ¡Error fatal!

Tal vez en los sueños guajiros de Cardozo eso no era visto como una locura, pero, para la cúpula de Cruz Azul, ninguna de esas dos deidades es siquiera negociable, así que la respuesta fue un "NO".

Acto seguido, le renovaron el contrato por un año que tanto quería el "Chaco" y hoy podemos ver a Paquito Jémez bien emocionado con su nuevo equipo...

Y de Cardozo, pues ojalá y agarre chamba en otro lado, donde le aguanten sus caprichos.